Madre Vs Mujer

por Astrid Gallego


Pensé que me iba a quedar con las ganas de compartirles mi idea de lo que es ser madre en la vida contemporánea, pero como aún estamos en mayo, me he decidido a echarles mi carretazo.

Creo que en nuestra mente  el estereotipo que tenemos de lo que debe ser una madre es sinónimo de abnegación y con pocas expectativas, más allá de dejar todo por sus hijos.

Otro modelo de madre que circula en nuestra sociedad es la de la sexy esposa, madre solícita, excelente ejecutiva y no sé cuántas cosas más, en pocas palabras doña perfecta, que si soy sincera no creo que exista. Bueno es una super mujer que como reza el dicho “Una señora en su casa y una puta en la cama”, claro con su marido solamente.

Pero una mujer normalita, que sea madre y que quiera ejercer su sexualidad asumiendo riesgos y consecuencias nunca se presenta en los medios, pues para esa mujer promedio generalmente no hay tiempo, ni espacio, ni una sexualidad realmente erótica; solo algo mecanizado, bajo sábanas, con las luces apagadas y sin posibilidades de gemir porque despertarían a los hijos.

Sí, sabemos que ser madre y revolcarse entre sábanas –al mismo tiempo- es muy complicado, a veces no hay tiempo, o no hay ganas, o estamos muy cansadas después de lidiar con un bebé o peor aún con un preadolescente, pero por encima de todo no podemos olvidarnos que seguimos siendo mujeres con las hormonas y las fantasías que continúan habitando nuestra loca psiquis. Claro, es complicado…sacar a relucir ese lado sexy que teníamos antes de procrearnos, pero cuando no sintamos lo suficientemente cómodas con nuestra sexualidad y con lo que somos podremos a veces ser ángeles y a veces solo un pequeño diablito que quiere subirse por las paredes.

Se requiere encontrar el equilibrio y no se trata de dejar de lado a sus hijos por andar detrás de un polvo, pero tampoco convertirse en aquellas abuelas que antes del acto sexual se repetían varias veces mentalmente “Señor, no es por vicio ni por fornicio sino para traer un hijo a tu servicio”; no es la actitud; habrá que dejar la culpa, los preconceptos religiosos y toda la cantaleta de la sociedad que nos ha inculcado que las madres somos buenas, puras y solamente nos debeos a nuestros hijos.

Así que manos a la obra… hay que mandar los niños donde la abuela y si el presupuesto lo permite unas vacaciones solitos nunca sobran, enseñar a los niños a tocar la puerta antes de entrar, no olvidarse del cuidado personal y no hablo solo de las mujeres, ponerse en onda; vestirse para el evento o desvestirse (lo que más le apetezca) y olvidarse de todo y enloquecerse por un buen rato. Feliz día de la madre.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×