Que qué asco las estrías, dicen por ahí.

por Laura Andrea Torres


Hace como unos cinco años (o más, que sé yo) mi yo adolescente (e idiota) se levantó una mañana, y como lo hace habitualmente, fue al baño. Al ver su reflejo en el espejo quedó horrizada al notar un par de líneas moradas que estaban adornando sus caderas y ¡ay, dios! ahí empezó el drama. Bueno no, realmente no recuerdo si fue una mañana frente al espejo cuando noté que con menos de catorce años ya tenía estrías, pero digamos que sí (suena más dramático así jiji). Después de haberme acomplejado y sentido como la mierda, haber ido a ver a dematólogos y haber probado no sé cuánta crema antiestrías existía en el mercado, entendí que eso era normal; que ese montón de rayas moraditas sólo significaban que el culo y las caderas me estaban creciendo porque la pubertad había hecho lo suyo… por fin tenía cuerpecito de “mujer”. Vaya novedad.

Verán, mi único referente femenino (directo) era mi mamá y ella, o es una metirosa o fue bendecida por el espíritu de la piel perfecta y elástica. Según la señora, a mi edad nunca le había salido ni una estría, por lo que yo quedaba como un fenómeno a su lado. Amigas con las que hablar al respecto tampoco tenía. Digo, sí tenía amigas, pero no con la confianza suficiente para hablar de las líneas que me estaban marcando el trasero. Así que bueno, pasé como un año y medio de mi vida, tal vez más, creyendo que era la mujer más horrible del planeta por ser tan joven y tener estrías. Ahora con 19 años las miro y me son indiferentes… Son solo una parte más de mí.

¿Que por qué estoy hablando de estrías? Qué día estaba perdiendo el tiempo en twitter y me encontré con uno de los tuits más estúpidos de la historia. Decía exactamente así: “20 años y con estrias???????? que asco una mujer tan joven y con estrias, por dios como sera a los 40, asco una mujer con estrias”. ¿Qué puedo decir? En primer lugar, alguien debería mostrarle lo que es una tilde y enseñarle que abusar de los signos de interrogación está muy mal. Por otro lado, deberían mostrarle lo que es una mujer de verdad. Esas viejas perfectas sin marcas o manchas en el cuerpo sólo existen en los catalogos y tienen mucho, pero mucho photoshop encima.

Lo terrible de este asunto es que muchas personas consideran que una estría, una mancha o una arruga es una imperfección. ¿No han visto esos comerciales de cremas anti arrugas cuyo lema es “dile adiós a las imperfecciones”? A nadie le gusta tener esas líneas en su cara, pues digo yo que es la muestra palpable de que se está envejeciendo y no hay mucha gente dispuesta a enfrentar eso. Yo conozco por ahí un caso, de primera mano, de una mujer que odia las bolsas que tiene debajo de los ojos y se las quiere quitar. Es su cuerpo y por tanto tiene la libertad de decidir si se quiere operar o no; yo no soy nadie para juzgar tal decisión. La cosa es que no sé hasta qué punto ella ha decidido por sí sola  que se ven feas esas bolsitas. ¿Quién dijo eso? En nada se diferencia entonces el pelmazo que dice que las estrías son un asco al publicista que dijo que las arrugas son una imperfección. ¿Ven dónde radica realmente el problema?

Yo tengo estrías desde los catorce años, y si a alguien no le gustan ¿qué puedo hacer? No les voy a mentir, yo soy una mujer llena de complejos idiotas, pero con el tiempo y poquito a poco he ido aprendiendo a querer mi cuerpo (ahí vamos). No voy a dejar que una persona a la que no le agradan mis estrías y se asquea ante esas líneas que adornan mis caderas y mi trasero (porque al parecer, sus estándares de belleza son del mundo de barbie), me haga sentir menos, ya que bastante me ha tomado quererme como soy. Todas las personas, hombres y mujeres, deberíamos sentirnos bien con lo que somos, mientras le dejamos la perfección a esos anuncios y comerciales. Quien sabe si llego a los cincuenta para poder ver como mi piel se arruga, y quien sabe si de aquí a allá esté feliz con eso. No sé ustedes, pero yo prefiero ver a una señora con sus buenas arrugas, que la cara de plástico que tiene la mamá de Kim Kardashian y que me produce tantico asco (eso sí).

Ya sé, ya sé, sueno como un libro de superación personal, perdón. 


Pd: #LoveYourLines es una campaña del año pasado cuyo lema es “Two moms celebrating real women, real bodies and real self love” (dos madres celebrando a las mujeres reales, a los cuerpos reales y al amor propio real). La cuenta en instagram ya tiene más de 130 mil seguidores, y ha empoderado a muchas mujeres a que muestren sus cuerpos reales y a que los amen como son. Pueden encontrarla como @loveyourlines. El único defecto que le encuentro es que es una idea de mujeres para mujeres, cuando los hombres también tienen estrías porque éstas sí que no discriminan. Yo invitaría tanto a hombres a mujeres a querer su cuerpo tal cual es…

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×