No soy fácil de lidiar, pero soy muy buena cuando se trata de amar

por Ana Lucía Rey


No soy una mujer dócil. No me es fácil soportar con paciencia ciertas situaciones. Me equivoco con frecuencia. Digo cosas de las que, más tarde, me arrepiento. Y me cuesta tener humildad. Sí, tengo miles de defectos. No soy perfecta ni quiero serlo. Pero sé amar. Lo aprendí en algún momento de mi vida, aunque Él no tuvo la suficiente valentía para quedarse.

Soy un mar de emociones. Vivo entre constantes tsunamis y el contraste del apacible movimiento de las olas a la madrugada. Subo y bajo, como una montaña rusa. Son pocos los momentos de mi vida en los que me encuentro en un punto neutro. Me desbordo por completo o me sitúo en un punto de inexistencia emocional.

Y así como mis emociones es mi corazón, que nunca deja de latir con esa desbordada fuerza. Con una inexplicable pasión. Así como yo.

Por eso tengo la seguridad de que, aunque no soy tan fácil de lidiar, sé amar. Cuando amo, me entrego por completo. No conozco los términos medios, así que amo con pasión, con deseo, con todas mis emociones a flor de piel.

Todo me mueve: una caricia, una mirada, que Él me tome de la mano. Y, de la misma manera, no soy tan imperturbable como muchos suelen creer. No tengo con una coraza tan firme como parece – aunque, en ocasiones, así lo quisiera-.

Si amo de verdad, lucho. Usar y desechar no es mi filosofía, por eso me gusta dar la batalla por quien amo. Llegar hasta las últimas consecuencias. Y no partir, dejar ir, como si nada hubiera pasado. Como si fuese tan fácil olvidar con la puesta del sol.

Aún no estoy segura de qué tan malo es ser así. Creo que no es tan bueno. A veces lo detesto, pero después me doy cuenta que es parte de mi esencia. Tan inmodificable como mi eterna pasión por las letras y el café.

“Soy egoísta, impaciente y un poco insegura. Cometo errores, pierdo el control y a veces soy difícil de lidiar. Pero si no puedes lidiar conmigo en mi peor momento, definitivamente no me mereces en el mejor”, dijo, alguna vez, Marilyn Monroe.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×