Éxito profesional y memorias familiares

por alejoretamal


exito-profesional

El éxito profesional y la prosperidad expresan nuestra forma de relacionarnos con las frustraciones y logros de nuestros padres. Muchas veces no solo se trata de un mandato transgeneracional donde heredamos las leyendas familiares, como la clásica consigna bíblica “te ganarás el pan con el sudor de la frente”, la cual impone a la descendencia una forma de devengar más parecida a una proeza olímpica.

 

Esta mujer había venido a consulta por un tema de éxito profesional. Para ella ese ámbito había estado sujeto a limitaciones y carencias. En las descripciones que hacía sobre su trabajo sobresalían palabras como esfuerzo, dificultad y fatiga. Encontramos que su primera noción del tema venía de los recuerdos tempranos de su padre: un hombre que pasó toda su vida laborando en un lugar donde se le despreciaba. Trabajaba 12 horas diarias en un ambiente difícil donde la envidia y la imposibilidad de progreso era el pan de cada día. Sus memorias infantiles estaban rodeadas de los relatos dolorosos que su padre le hacía a su esposa al llegar del trabajo y que la pequeña escuchaba angustiada. Ella había aprendido que trabajar significaba sólo sacrificio.

 

No era todo. La reverencia que esta mujer tenía sobre su padre involucraba un sentimiento de culpa: al tener éxito en el trabajo ella traicionaba el esfuerzo que su progenitor hizo por todos. Ella no podía ponerse por encima de él o como lo dijo en la consulta: ¿si papá no pudo, por qué yo?

 

La lealtad a este sacrificio la llevaba a reducir su propio a capacidad de realización profesional y su acceso al éxito. La mirada de la niña había quedado anclada en la historia de su padre y, a pesar de no tenerlo consciente, la mujer perpetuaba este recuerdo en su propio experiencia laboral. Solo al recobrar los aspectos positivos de lo realizado por el padre como fue su determinación, su persistencia y resolución, se dignificó la imagen paterna. Así fue que la mujer pudo integrar los recursos que antes no tenía disponible. La revalorización del padre por parte de la mujer adulta permitió que la angustia de la niña se disipará y recuerdos positivos ya olvidados comenzaron a emerger.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×