Sí es posible NO engordar en diciembre

por lacucharadecata


No hay nada que espante más que una báscula, en la vuelta de la esquina, la primera semana de enero. Seguramente toda esa natilla, esos buñuelos, el pavo, los vinitos y aguardientes se van a manifestar con 4 o hasta 5 kilos de más. ¡HORROR! ¿Cómo hacer para bajarlos? –te preguntarás-. Bueno, qué tal si más bien piensas desde un principio ¿Cómo no subirlos y aún así disfrutar de lo que te gusta? Aquí te planteo 5 errores que DEFINITIVAMENTE hay que evitar. Y 5 tips que te ayudarán a controlar el número de la báscula.

Los errores GARRAFALES (que no debes cometer)

Saltarte comidas: Así es. En medio del desorden natural de la rutina, los eventos sociales y demás, se olvida por completo comer a horas y más aún, incluir las dos meriendas diarias (mañana y tarde) ¿Por qué es tan importante? Bueno, es pura lógica: si picas algo antes de la cena, cuando llegues allí, no vas a estar famélica, queriendo acabar con todo lo que encuentras a tu paso en el buffet y/o menú. Hay que mantener los niveles de hambre (Y de insulina, de paso), controlados para así ser más selectivo a la hora de comer por fuera de casa.

No moverte: Obvio, de eso se tratan las vacaciones, de descansar. Pero la falta de actividad física es mortal para la ecuación: muchas calorías ingeridas versus pocas calorías quemadas.  Sal a dar una caminata por la playa después del desayuno, aprovecha esa piscina para nadar (no solo para tostarte en el sol acostado frente a ella), baila todo lo que puedas y no utilices tanto el automóvil, sino que aprovecha para conocer la ciudad en la que estás, caminando.

Casi no tomar agua: La hidratación es esencial. Tomar agua no solo te ayuda a remover toxinas y a controlar la retención de líquidos que se da naturalmente después de consumir trago y/o alimentos muy condimentados, sino que también tiene un efecto saciante. ¿Sabías que muchas veces sentimos hambre pero realmente, es sed? Entre más agua tomes, mejor.

Ingerir más licor: Está ahí por todas partes: en el open bar del hotel, en la cena con tus amigos, en la casa de tus familiares. Y hay de todo: vino, whisky, cocteles, mejor dicho. Técnicamente, el trago no aporta ningún contenido nutricional; son puras calorías vacías. Pero como no quiero sonar aguafiestas, hay que aprender a tomarlo con inteligencia y con moderación. Una copa seguro no le aporta tantas calorías extras a tu día, pero ¿cuatro?

No dormir: Es una paradoja. Nos movemos menos porque estamos en modo locha, pero eso no quiere decir que durmamos tanto. Normalmente, en vacaciones uno suele acostarse más tarde de lo normal, inclusive, al amanecer. Bueno, no dormir altera los niveles hormonales, confunde al cuerpo y nos genera antojos poco saludables y más hambre. Entre menos duermas, más posibilidades hay de ganar de peso, así no ingieras tantas calorías de más.

¿Qué hacer para NO engordar? ¡Garantizado!

Desayuna saludable: Avena, panes integrales, frutas enteras, huevos… no te saltes el desayuno, y prepara a tu cuerpo para un día largo con una comida lo más balanceada posible. No olvides la importancia de incluir cereales integrales que contengan fibra todos los días; esta ayuda a regular los niveles de hambre a lo largo del día.

Carga snacks sanos en la maleta: En orden de no saltarte ninguna merienda o de sucumbir ante cualquier paquetico que te encuentres en el camino, lo más sensato es cargar con opciones saludables: almendras sin sal, una manzana, yougur sin dulce, galletas integrales, queso pera. Lo importante es estar siempre preparado.

Omite los jugos de frutas: Desde el desayuno, los snacks e incluido el almuerzo o la cena: los jugos de frutas, aunque sean naturales, están repletos de azúcar. Y ese exceso, más todos los otros pecaditos diarios, determinarán cuánto peso subes o no. ¿Lo mejor? Tomar agua (porque las gaseosas light tampoco son idóneas) o infusiones –frías o calientes- sin azúcar.

Evita los carbohidratos en ciertas comidas: Si ya sabes que en la noche vas a ir a una fiesta, evita en el almuerzo la porción de carbohidrato. Así reservarás ‘macros’ para poder disfrutar un poco más en la noche, sin tantas culpas. Recuerda: ojalá el 80% de los carbohidratos que consuman sean complejos y NO refinados, para que el organismo pueda absorberlos lentamente sin que se alteren sus niveles de azúcar en la sangre.

Controla las porciones: Por caridad, come de todo. De eso se tratan las vacaciones. De probar, relajarse, ¡de vivir! Pero hay una diferencia entre probar y hasta comerse 3 platos. Lo más sensato siempre es aprender a controlar las porciones; no hay necesidad de excederse. ¡Ojo! con los planes all inclusive en los que puedes picotear todo el día! Escucha a tu cuerpo. ¿Sí tienes hambre o comes por comer? ¿Te sienta bien o mal ese alimento? Sé inteligente¸ en el balance está el secreto.

LA ÑAPA: Ni se te ocurra pesarte inmediatamente regreses de vacaciones. Espera por lo menos una semana, en la que es recomendable tomar agua con limón y jengibre en ayunas y por lo menos, 2L de agua diarios para limpiar el organismo y hacer que deje de retener líquidos. Recuerda que el peso depende de muchos factores, así que es mejor dejar el el cuerpo retome la rutina de nuevo y ahí sí, entrar a verificar el número de la báscula.

Encuéntrame en:

Instagram: @LaCucharaDeCata

Twitter: @LaCucharaDeCata

lacucharadecata.wordpress.com

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×