¡Yo no soy tu Mamacita!

por Dey Parra Gómez


Antes de entrar en el artículo quiero aclarar que Magenta & Couture es un blog de moda, pero ahora que tengo la oportunidad de escribir en este medio, ¿por qué no hacerlo? porque no hablar por las miles de voces que no pueden tener alcance a decir esto de una manera pública, que sienten lo mismo que yo.

“Una cultura de piropos es propia de una cultura machista, ya que tratan los cuerpos de las mujeres como propiedad pública, sobre la cual todo hombre tiene derecho de opinar”

Decidí escribir de este tema porque me CANSE de que me estén diciendo “piropos en la calle” o como se deberia llamar, acoso callejero. Yo no soy la mujer más bonita, la mas buena o la despampanante que  roba las miradas en la calle, soy una mujer como cualquier otra,  que se levanta día a día a trabajar, que sale los fines de semana con su familia, novio o amigos, una mujer que busca ser feliz, que busca tranquilidad pero sobre todo respeto.

No se si a ustedes les ha pasado, pero a mi si, diariamente  salgo de mi casa para coger el transmilenio, pero en ese camino simplemente intento no hacer contacto visual con nadie, me pongo mis audífonos, a veces miro detrás de mí para verificar que nadie me siga y de repente empiezo a escuchar cosas como: mamacita rica, que lindo “trasero”, quisiera cogerte y …. entre otras cosas más que no valen la pena decir porque estoy segura que ya se las saben, en ese momento solo dejamos que pase, y  actuamos de esta forma para escudarnos, ¿por qué? porque simplemente a algunos hombres se les olvida que lo pario una mujer o realmente tienen serios problemas  psicológicos y sociales.

Sin duda Colombia es una sociedad machista, en todas las clases sociales, creen que las mujeres somos un ser pasivo, una “musa” que debe recibir los mal llamados piropos, y esto no es así o acaso ¿Quién les pidió su opinión? ¿por qué los hombres creen que tienen derecho a decirnos lo que quieran y nosotras debemos quedarnos calladas?

acoso

El acoso “ocasiona en las mujeres impactos negativos como temor a caminar  solas por las calles, demoras innecesarias al evitar ciertas zonas consideradas inseguras, gastos extra para poder  pagar un taxi, dependencia de otros hombres (padres, hermanos, parejas, entre otros) a quienes piden compañía y protección para salir a la calle en la noche, pero antes de seguir quiero aclarar que no es feminismo ni va para todos los hombres, es solo para los que no saben halagar sin ser vulgares, y si de excusas se tratan, se las aclaro para que no se confundan

  • Es solamente un halago, “piropeo” inocente:

Hay una gran diferencia entre decir algo lindo  y  generar acoso callejero. Cuando halagas a alguien exaltas sus cualidades como persona, buscas mejorar o establecer tu relación con ella, lo haces de frente. El acoso es todo lo contrario. Ese “piropeo inocente”, como se le llama para disfrazar de “inocente” un acto violento, degrada a la persona al nivel de objeto porque la convierte en una cosa usable. En él, no hay respeto, ni intención de establecer o continuar una interacción. Es escupir un veneno y correr sin dar la cara.  Lo que es más, es no consentido, ni solicitado, ni bien recibido.

  • “Así son los hombres, acéptenlo”:

Cabe mencionar que la mayoría de los hombres NO acosan. Pero sucede que los que sí lo hacen, lo comunican bastante bien. El respeto, al final de cuentas, no es un concepto masculino ni femenino: es un concepto humano.

  • “Me visto para que me acoses”. Si te acosan es porque tú te lo has ganado:
    Debido a que el acoso en las calles sucede en todo el mundo  ̶ incluidos los países que tienen códigos de vestir estrictos y en los que hace demasiado frío como para usar ropa reveladora ̶ , la culpa no es de la vestimenta que la persona usa. La culpa sin dudarlo es de la cultura, del machismo que cree que una mujer que se viste bonito o muestra algo de piel da el derecho a que la morboseen como quieran
  • El acoso en las calles solo les sucede a las mujeres lindas:

Si el acoso en las calles se tratara de conseguir citas, sería como lo describe el autor Marty Langlan “una estrategia espectacularmente ineficiente”. En cambio, el propósito del acoso es intimidar. No siempre tiene una connotación sexual  ̶ puede simplemente incluir comentarios agresivos acerca de los atributos físicos de una persona o por su vestir. A veces es sexual, a veces es racista, a veces es homofóbico, a veces es clasista, y a veces es todo lo anterior. El acoso en las calles le puede suceder a cualquier persona, a cualquier hora y en cualquier lugar.

  •  Cualquiera que se queje del acoso en las calles es porque odia  a los hombres, es una  quema brassieres, o psicofeminazi que odia la libertad de expresión y que necesita de un hombre,  le falta sexo, o está fea:

La gente que sufre de acoso pertenece a todas naciones, razas, edades, religiones, posiciones políticas, estatus de relación, niveles académicos, estaturas, orientaciones sexuales, identidades de género, capacidades, niveles socioeconómicos, etcétera. El común para todas ellas es el hecho de que les desagrada el acoso en cualquiera de sus múltiples y horribles formas. La mayoría queremos ver una sociedad global más segura y equitativa, queremos vivir nuestras vidas sin sucumbir al miedo. ¿No quieres eso tú también?

OCAC-2

En el momento del acoso muchas mujeres se quedan calladas, otras les contestan o les hacen un problema, pero realmente de ahí no pasa, muchas veces he pensado en soluciones a esta problemática pero me parece muy difícil parar este tipo de acoso.

Me atrevo a decir que la única solución a este problema es que dejemos de ser indiferentes, no permitamos que esto se vuelva en algo normal, cosa de todos los días, porque no es así, no está bien, es una forma de atacar nuestros derechos.  ¿Qué alguien me diga “Mamacita que rica”, y eso por ser decente, debería hacerme sentir bien? ¿Por qué debo tener miedo de salir a la calle sólo por temor a estos hombres desagradables? No hay razones, esto debe cambiar, y cambiar ya empieza por nosotras, hagamos saber desde ya que NO SOMOS SUS MAMACITAS y que NO TIENEN NINGÚN DERECHO a decirnos cosas o es que acaso ¿ALGUIEN PIDIÓ SU OPINIÓN?

Con esto no quiero decir que voy a ser líder de un movimiento ni mucho menos, eso se lo dejo a los expertos. Con este artículo solo quiero exigir respeto para nosotras, unas mujeres valientes, unas mujeres que merecen ser valoradas y dejar de ser tratadas como un objeto.

Antes de terminar quiero dar un agradecimiento especial a http://bogota.ihollaback.org/ Hollaback e un movimiento internacional que busca erradicar el acoso callejero hacia mujeres, defiendo el derecho basico de cualquier mujer, estar tranquila, ser independiente y feliz.

Por: Dey Parra Gómez
@Magenta_couture

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×