Contrato con mi mejor amiga

por Lupita Guerrera


Durante la vida siempre nos encontraremos con personas que llegan a hacer parte de nuestro camino, nuestros abuelos dicen que algunas llegan para enseñarnos y otras para ayudarnos a desaprender, unos están para hacer mejor nuestra existencia y otros pocos para hacernos pasar malos ratos, también está el que llega, permanece y se va sin dejar rastro y sin aportarnos nada, ni para bien ni para mal.

Es esto pues el preámbulo para escribirle a la persona que en este momento de mi vida y que en los últimos meses ha significado un verdadero ángel y diablillo a la vez.

A mi querida amiga, a quien de ahora en adelante y durante este escrito llamaré Picolina, le redacto el siguiente pacto y/o contrato de amistad.

1º: Las abajo firmantes declaran que firmaran de mutuo acuerdo y que el presente contrato de amistad será privado y de por vida

2º: Las abajo firmantes declaran que han leído lo aquí expuesto y aceptan todas y cada una de las cláusulas aquí expuestas.

3º: Las abajo firmantes declaran corresponder a la otra parte con igualdad de atenciones. El intercambio se efectuará o bien en mismo número de unidades o bien en proporción de calidad, siempre atendiendo a las necesidades de la otra parte.

Párrafo Uno: En las buenas y en las malas.

Estuviste ahí, conmigo, incluso cuando no era yo, haciendo parte de mi historia y yo haciendo parte de la tuya, cada una a su modo y en ocasiones viendo los toros desde la barrera, pero siempre acompañando de alma y corazón en la travesía de la otra.

Párrafo Dos: Confianza

Es este el valor que más nos une, la confianza representa la columna vertebral de todas y cada una de nuestras cosas, es esta mi querida Picolina el eje donde se ha construido nuestra amistad, yo creo en ti,  creo en tus valores y más que nada creo que eres una persona valiosa, ingeniosa, inteligente, recursiva y perseverante, cualidades que siempre he de apreciar en las personas que me rodean.  Es precisamente en la confianza donde radica las largas horas de conversación que hemos tenido y vamos a tener, donde podemos hablar de cosas extremadamente serias, peligrosas, hasta llegar a hablar de bobadas sin sentido.

Párrafo tres: Los programas de TV

Siempre vamos a tener un programa de televisión que compartir, esto permitirá que en el momento de estar bien aburridas tengamos un tema de que hablar, es así como hemos pasado por novelas como “Betty, la fea” y “Café, con aroma de mujer”. Igualmente, cada una tendrá la libertad de seguir y ver un programa diferente con el fin de comentar y entusiasmar a la otra para verlo, de ahí que han pasado programas de música, series extranjeras, concursos, entre otros. (todos sin llegar a feliz término)

Párrafo cuatro: Alzheimer

Este es el punto más crítico, todo lo que se hable se olvidará automáticamente en los próximos 15 minutos (excepto este contrato), seremos como un baúl trancado y con la llave adentro, nunca por ningún motivo se podrá revelar a nadie ninguno de los temas que hemos de conversar, lo anterior a menos que la otra esté en peligro de muerte  y necesite de esto para sobrevivir.

Párrafo cinco: Todos los temas son válidos.

No habrá tema que no podamos tratar, mi estimada Picolina, sea el que sea tendremos que documentarnos para poder sostener una conversación amena sobre éste o sobre cualquier locura que se nos ocurra.

Párrafo seis: Risas por mil.

Es regla fundamental que siempre que nos veamos o hablemos o chateemos podamos robar una sonrisa a la otra, recuerda que la risa es la cura para todos los  males y rejuvenece.

Párrafo Siete: Los piropos.

Siempre debemos apreciar algo de la otra, es decir, apreciar las cosas que nos hacen diferentes con el día a día, esto porque uno nunca sabe cuando se necesita reactivar el ánimo de la otra y un buen piropo o elogio lo logrará.

Párrafo Ocho:  En las buenas y en las malas.

Como todo en la vida se van a tener altibajos, es en estos momentos donde es muy importante la compañía de la otra, especialmente en los buenos momentos y mucho más en los malos, es en estos donde siempre un buen consejo (o un coscorrón) o simplemente escuchar, permitirá hacer más ligera la carga que se lleva, no es que la una cargue con los problemas de la otra pero sí que sea un apoyo, esté en el lugar del mundo que esté. (lo anterior porque las dos vivimos bien lejos la una de la otra).

Párrafo nueve:  Un libro

Siempre podremos compartir un libro (con carácter devolutivo) leerlo y platicar de lo que se aprendió de este, sin embargo será mucho mejor tener un libro en común que podamos ir leyendo juntas y así tener un tema adicional de que hablar en nuestros ratos de esparcimiento. (así como lo fue Grey)

Párrafo diez: La cerveza

Básico que por lo menos una vez cada dos semanas podamos compartir una cerveza juntas o quizás un café, la idea es tomarnos algo en viernes, preferiblemente, donde no tengamos afán de nada y así podemos actualizar nuestras agendas.

Párrafo once: Los Hijos.

Este es un punto que nos une como mujeres,  y aunque nuestros hijos se lleven muchos muchos años, recuerda siempre que yo voy de detrás de ti en la tarea de ser mamá, eres y serás mi apoyo para enfrentar las diferentes situaciones de la vida, ten por seguro que siempre llamaré a quejarme de todo lo que hace y deja de hacer mi hijo y yo también siempre querré escuchar todo lo que suceda con el tuyo. Después de todo nuestros hijos son el motor de nuestra vida y son los que nos dan el impulso adicional para sobrevivir en este mundo.

Párrafo doce: Sin criticas

Sea la decisión que cada una tome con respecto a su vida, nunca se podrá criticar la decisión y mucho menos el resultado, por el contrario, siempre estaremos ahí para brindar la compañía necesaria y superar cualquier situación.

Párrafo trece: Alcahuetería

Tu sabes más que nadie que eres una hermana de corazón, por tanto esto te hace la “Alcahueta de cabecera” , todo todo será patrocinado a nombre de la otra y se prestará apoyo moral, sentimental, anímico, económico (bueno esto no es obligatorio), para enfrentar la locura o disparate de la otra.

Párrafo catorce: La mesa del bar

Todo lo que hablemos en la mesa del bar (sea el que sea) se queda en esa mesa del bar, por nada del mundo podrá ser recordado o comentado en ninguna otra conversación, si y solo si por mutuo acuerdo se decida revivir este tema.

Párrafo quince: Música maestro

Aunque nuestros gustos por la música son bastante diferentes siempre podremos negociar que escuchar y que artista ver. (porque aún nos falta asistir a uno que otro concierto, si es de Marc mucho mejor, aunque si quieres ir a Rock Al Parque te acompañaré).

Párrafo diez y seis: Tu Familia es mi familia.

Al ser hermanas, heredamos la familia de la otra, por tanto mi madre es tuya y la tuya también es mía, tus hermanos, tus primos, tus tíos, los abuelos, serán parte de mi familia y mi familia estará también dispuesta a quererte como yo te quiero.

Párrafo diez y siete: Los amores.

Jummm, es un punto muy difícil. Conoceremos cada historia de amor de la otra, el primer amor, el primer beso, la primera vez (La última vez),  los amores platónicos, al que nunca hemos superado, al que le tenemos ganas, al que paso por aquí, en fin … conoceremos también al que realmente nos mueve el piso y aquel porque daríamos la vida entera.

Párrafo diez y ocho: De los miedos, inseguridades y otros problemas.

Sabremos que parte del cuerpo nos gusta y que parte no, que operación nos gustaría hacernos, sabremos que nos quita el sueño, que nos da pavor, lo que no soportamos y la mayoría de los problemas que tenemos. Y sea cual sea el momento siempre encontraremos la manera para hacer sentir a la otra la mejor persona del mundo.

Párrafo diez y nueve: La promesa.

Ahora, levantando la mano derecha prometemos lo siguiente:

“Prometo ser tu mejor amiga, la amiga que te defiende a tus espaldas y te habla de frente, la que es sincera y leal, te lastima con la verdad y jamás te miente. Te impulsaré a lograr tus mentas, te celare de vez en cuando no me dediques tiempo, pelearemos y estaremos siempre en contacto, Y a pesar de lo insoportable, loca, lunática e histérica que pueda llegar a ser, no te dejare de querer”

Para finalizar recuerda que ”somos hermanas, y cuando estamos juntas no le tengo miedo a nada ni a nadie”, te voy a querer siempre pase lo que pase y te he de extrañar en aquel momento en que el destino nos separe por cualquier (cambio de ciudad, de trabajo).

Por mi parte siempre tengo presente que eres la única persona que me conoce mejor que nadie y que a pesar de saber lo bueno, lo malo y lo peor de mí, siempre siempre estás conmigo.

Con cariño infinito.

Las firmantes,

 

Lupita Guerrera                                                    Picolina

Bogotá, Junio 20 de 2016.

Nota: Perdóname si se me escapa alguna otra cosa y más aún si he fallado en algo de mi redacción. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×