Un Café señor? Doble y bien cargado?

por Lupita Guerrera


Apreciado señor:

He de decirle que nuevamente Usted hace que vuelva a escribirle un par de líneas sin tener un motivo alguno. Quizás en esta ocasión me lea y quizás se anime a responderme o decirme en mi cara lo que piensa de mi blog.

Usted siempre me ha sorprendido, he logrado recordar como fue que arrancamos con esta inusual amistad, me temo que fue por una deuda basada en un favor que Usted muy amablemente me hizo y que terminó por endeudarme con  un par de besos. El favor que usted me hizo no lo recuerdo muy bien, le soy sincera, tengo muy mala memoria para este tipo de detalles y al

Apreciado señor:

He de decirle que nuevamente Usted hace que vuelva a escribirle sin tener un motivo alguno. Quizás en esta ocasión me lea y quizás se anime a responderme o decirme en mi cara lo que piensa de mi blog.

Usted siempre me ha sorprendido, he estado haciendo memoria y he logrado recordar cómo fue que arrancamos con esta inusual amistad, me temo que fue por una deuda basada en un favor que Usted muy amablemente y desinteresadamente me hizo y que terminó por endeudarme con un par de besos. El favor que usted me hizo no lo recuerdo muy bien, le soy sincera, tengo muy mala memoria para este tipo de detalles y es más al principio no recordaba ni su nombre.

He de aclararle que una vez Usted hizo presencia en mi vida se me hizo más fácil recordar algunos momentos, uno de ellos es el que tuvimos hace unas semanas en donde discutíamos de un libro del cual no le quise decir el nombre y me dedique a describirlo y me esmere en contarle porque me gustaba tanto, Usted al finalizar el párrafo me  escribió “Sumisa”, este fue el momento más sublime de nuestra conversación virtual-textual, Usted me hizo enormemente feliz al encontrar afinidad con uno de mis libros favoritos “Las cincuentas sombras de Grey” y aunque sé que no ha leído los 4 tomos intuyo que le han contado que pasa en cada uno de ellos, si no es así permítame ser la persona que en un par de noches le cuenta al oído lo que narra cada una de ellos y si se anima hasta podemos buscar hacer realidad algunos párrafos.

Igualmente lo invito a que siga compartiendo conmigo cualquier momento, tenga presente que no espero nada de Usted de hecho no espero nada de nadie y eso hace mi vida mucho más llevadera, Por si no lo ha notado sonrío cada vez que lo miro. Detesto que me regañe, sé que lo impacienta mi impaciencia y que no le gusta que a mí me guste que las cosas se hagan rápido, le recuerdo que cuando Dios repartió la paciencia, ni me formé, por qué me desespere de ver la filota y es más hoy por hoy evito hacer filas.

Señor, recuerde que me encanta cuando me abraza, hoy por ejemplo adore el momento en que me saludo con ese fuerte abrazo. Me hace feliz verlo y por el momento solo me gusta Usted.

Nota: La próxima vez le sorprenderé con un café que si sea de su total agrado, el de hoy fue tal y como me gusta a mí.

Con cariño, tu Sumisa.

 

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×