POSIBLE LO IMPOSIBLE

por Adriana Conrado


De las historias que más disfruto contar entre mis allegados, la que hoy contaré es la que más me alegra.

Durante mucho tiempo critiqué las malas pasiones que nos demandan acciones de las que nos podemos arrepentir con el tiempo, como por ejemplo arriesgar todo por amor y volar lejos, o buscar donde nada se ha perdido. Miles de refranes pegan con la ocasión. Sin embargo, hay pasiones que nos arrastran a tomar decisiones y nos lanzamos a mostrarnos tal cual somos ante personas que nos hacen crecer, nos hacen mejores.

Crecemos en una sociedad llena de prejuicios, de tabúes, donde no se debe amar a alguien de tu mismo sexo, o donde una planta sanadora es prohibida. Crecemos en hogares donde enseñan a las princesas a mantener contentos a los príncipes, y donde esas mismas princesas no deben mirar a otros, para no ser calificadas como adúlteras.

Crecí llena de prejuicios que, a pesar de querer sanarlos y actuar con madurez, me ha permitido guardar a una puritana dentro de mí que sigue, de vez en cuando, enjuiciando, calificando, etiquetando, esa que intento callar cada vez que hago un juicio interno, porque mi boca no quiere sacarlo.

De conjuros de abundancia y amor

Cristina, nombre de ficción para proteger a la personaja de ésta historia, es una hermosa mujer, con sus principios bien definidos: feminista, cyborgciana, amante de los gatos y las lunas con humaradas; decidió venir a Buenos Aires para cambiar de ambiente y, luego de haber huido de una vida que le ofrecían como ama de casa, también en otro país, con un hombre al que no quería demasiado.

Llegó a la ciudad a estudiar, becada por el Gobierno. Vivió mil experiencias sobre viajes interiores en su primer año de estadía, siempre con la decisión de querer vivir una relación que permitiera la libertad de expresión.

Un día, a finales de año, conoció a un hombre, bastante coherente con sus pensamientos y principios, respetuoso de su filosofía feminista…bastante moderno. Trabajador sobre plantas, y amante de las risas.

El chico argentino se presentó como un gran cómplice en la organización de encuentros y festivales pro-feministas y pro-plantas prohibidas.

"Plantas prohibidas" Ilustración por Gato RC
“Plantas prohibidas” Ilustración por Gato RC

 

Para resumir, se enamoraron, y a los cuatro meses decidieron vivir juntos.

Ella, una librana divertida, y a veces demandante de atención, soñó con una relación en la que pudiera expresarse en libertad y, sobretodo que ese otro pudiera valorar lo que para ella significaba la amistad entre sus amigas brujitas por sobre cualquier relación, sus amigas son su familia, y la claridad y comunicación le ha funcionado. El chico se presentó con esa impronta.

Se arriesgó a vivir aventuras en su monkey móvil, y en su casita a las afueras de la ciudad. Se dio cuenta lo que realmente era amar en libertad y lo que era vivir sin censura en su propio hogar. Por supuesto que los problemas en la convivencia se presentaron o se siguen presentando, como todo; lo bueno es que son conscientes de ello y siguen en camino por mejorar.

Siempre viéndo-se, sonriéndo-se, y apoyándo-se ante todo, pensando en presente pro futuro.

Sus vidas, después de incertidumbres y parejas de tránsito, se cruzaron para prevalecer amor sobre principios, complicidad sobre juicios y lealtad sobre egoísmos.

"Soñando..." Ilustración por Gato RC
“Soñando…” Ilustración por Gato RC

 

Mis juicios se callaron con respecto a algunas decisiones pasionales. Mi yo puritana no habló mientras conocía la historia, y mi amistad con Cristina creció inmensamente para anidarla en mi corazón junto a su leal monkey. (Le decimos así por cariño).

Cristina, me enseñó a valorar la amistad, a vivir sin callarnos nuestras filosofías y principios y, a valorar-nos como todas unas féminas festivas.

Empecé mi crecimiento interior, gracias a historias como éstas, que me ayudan a construir mi historia todos los días, y que espero que a medida que siga con este blog y otros escritos, les ayuden a ustedes también a facilitar su camino.

Viajes interiores son posibles y, por supuesto, crear nuestro camino con nuestros propios principios también lo es.

 

 

Los Garabatos de la bella Gato RC los encuentran en su FanPage y en su WordPress.

¡Sígannos los buenos! Nuestra FanPage >>>>> Vivir en el extranjero

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×