VIAJAR PARA… ¡SOÑAR!

por Adriana Conrado


(Viajar por amor volumen III)

Hace un par de post’s, les comenté que deseaba narrar las historias de sus viajes, hoy les traigo una historia llena de amor familiar, de caminos que aún faltan por recorrer, y de una decisión que se tomó para mirar más allá de un futuro con una pareja, de un futuro profesional.

¡De Montería para el mundo!

Cuando Caro llegó a mi casa de visita en 2013, su viaje fue corto, de turismo y, además, para adelantar sus papeles para asentarse en la ciudad de Buenos Aires con su pareja en un futuro que veíamos como lejano.

No pensó, realmente, que una decisión cambiaría su vida, ni mucho menos que le dolería tanto dejar a su hermosa familia.

Luego de dos años, le llegó el momento de decidir.

Su pareja ya tenía claro que estudiar en Argentina era la opción más viable para especializarse en Imagen y Diagnóstica, después de una larga carrera de Medicina en Barranquilla, donde especializarse era muy costoso, y bastante complicado para su situación actual.

La que debía decidir su futuro era Carolina.

Inmediatamente después de experimentar sus trabajos en su ciudad natal, Montería, sabía que su futuro allí no era lo que esperaba, la decisión de irse no le fue difícil.

“Mi vida es donde yo pueda realizarme y ser feliz”, se dijo internamente. Y así fue, tomó la decisión.

"...se necesita más que fuerza, amor" Ilustración por Gato RC
“…se necesita más que fuerza, amor”
Ilustración por Gato RC

 

El viaje se acercaba cada vez más. Primero partió su novio, nosotros acá lo recibíamos a la expectativa. Siete días después viajaba Carolina.

En varias de sus despedidas nadie se atrevía a llorar, nadie se atrevía a decirle palabras de aliento para no ponerla triste. Fue la despedida más larga, más cómplice, más llena de amor que de tristeza. Los deseos eran de buenos augurios, de llenarla de energía, más que de hacerla entristecer.

Al ver que su situación en Colombia no la llenaba profesionalmente como Bacterióloga, decidió buscar otros rumbos, sin mirar atrás, sólo con buenos recuerdos y hermosas enseñanzas que se llevaba de su familia.

Era la primera vez que viajaba sola fuera del país, la primera vez que dejaba la comodidad de su casa, la primera vez que su hermanito Juanchi estaría tan lejos.

El día del viaje, los enredos con el equipaje, los cuidados y pendientes en el empaque y embalaje, en fin todas las cosas que pasan en los aeropuertos la despistaron totalmente de la despedida final. Su hermanito lloraba, su madre miró hacia otro lado para no hacerlo, y ella, hasta que un vidrio no los separó y no se sintió sola en la sala de espera, no se dio cuenta que ya no había vuelta atrás, ahí lloró, lloró y se consoló ella misma en un viaje de dos escalas.

Al llegar a Buenos Aires, fueron más los rostros felices que de tristeza, pero en la mente siempre tenía la necesidad de encontrar algo qué hacer inmediatamente.

“En mi cabeza está siempre la idea de que no me agarre el tiempo, porque si me demoro más en concretar mis metas, me demoro más en volver a ver a mi familia”.

Seis años le esperan a Caro en Argentina, seis años planeados, recalca, uno nunca sabe qué pueda pasar más allá.

Antes de llegar, escuchó miles de historias de sus amigas, todas con un final que ella no desea para sí. La verdad es que Caro no sólo viajó por amor, por seguir a su pareja y apoyarla, siéndole leal; la verdad es que más allá de todo lo que pueda ella ofrecer a la relación, se ofrece a sí misma la vida que merece, los planes que desea y las metas que se traza para hacerlas realidad.

La historia de Caro, hasta ahora no ha sido de tropezones y esperanzas, por el contrario, la historia de ella, ha sido trazada por el camino que ella misma ha decidido elegir siempre. Así que su vida, por el momento, ha sido de grandes decisiones que enfrenta desde adentro de sí.

No es sólo una historia de amor de pareja, sino también de amor de familia, y además de amor por perseguir nuestras metas, porque como ella misma lo afirma: “Una pareja es el apoyo perfecto en tu vida, sin embargo no se trata de seguirles los pasos a ellos, porque ellos al final no ven lo que tú necesitas, sino lo que tú pidas, así que yo vine aquí no sólo para apoyarlo a él, sino para trazar mi vida, por ejemplo: yo quiero desear hoy un arequipe y bajar y comprármelo porque puedo y quiero, y no necesito pedir”.

Su meta en Buenos Aires es empezar a estudiar Medicina, y al mismo tiempo trabajar como lo que es: Bacterióloga.

El final de esta historia no lo podemos escribir el día de hoy, pero podemos augurarle un gran viaje durante esos seis años en un país que no es el suyo, y que por supuesto, por su tenacidad, lealtad y laboriosidad logrará convertirlo en terreno fértil para su cosecha.

Libertad y decisión. Ilustración por Gato RC
Libertad y decisión.
Ilustración por Gato RC

 

De la entrevista con Caro recalco sus frases con acento golpeao’ :

“Uno no está totalmente feliz hasta que no se realiza, porque entonces siempre estarás diciéndote ‘por qué no hice esto, si hubiese hecho aquello’ y la verdad no estamos aquí para eso, estamos para cumplir nuestros sueños”.

Eso lo tiene presente.

 

¡Seguimos recibiendo sus historias!

Más de los Garabatos de la bella Gato RC los encuentran en Vivir en el Extranjero / Los Garabatos de Gato / Gato RC Artista

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Ventana Modal

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

×